¡BIENVENIDOS!

En Habemus Vino queremos darles la bienvenida a donde encontrarás información sobre el apasionante mundo del vino. Podrás hallar información histórica sobre el vino, anécdotas, los diversos tipos de vinos y sus variedades en el mundo, así como eventos en donde se celebra la vendimia. Igualmente hallarás información sobre como seleccionar un buen vino, como saborearlo y disfrutarlo.

También queremos ser un puente sobre lo que se sabe del vino en el mundo y el vino mexicano. En este sentido, a pesar de que el vino mexicano es de centenaria tradición y es de alta calidad, y que varias marcas han sido homenajeadas en el mundo, en la vida corriente poco es conocido tanto en México como en el resto del mundo. Así pues este blog hará proselitismo para la propagación del vino mexicano allende de los mares.

Mis mejores deseos para los vitivinicultores mexicanos.

lunes, 19 de septiembre de 2011

El vino: Período Romano

El legado griego al mundo ( Ver El vino: Inicios Históricos).

La cultura vitivinícola tuvo un gran auge cuando la antigua Grecia tuvo contacto con las culturas del Asia Menor
(en especial durante el imperio de Alejandro Magno.


Grecia fué, históricamente, receptora del conocimiento del mundo antiguo y no en valde se le conoce ahora como la "maestra del mundo occidental". Sobre como se fué esparciendo en el mundo clásico la vitivinicultura, lo podemos saber gracias a los escritos dejados por personalidades como el poeta Hesíodo, los historiadores Heródoto y Jenofonte, y el geógrafo Estrabón. Así podemos conocer como estaban repartidos los viñedos en la antigüedad clásica.







Regiones:
Los griegos no solo habían aprendido bien el arte de la vitivinicultura, sino que además lo empezó a difundir por el mundo mediterraneo, junto con los fenicios. Por un lado los griegos introdujeron la cultura de la vid en el Mediterraneo Occidental por medio de sus colonias que se establecieron en, por ejemplo, en Italia (Magna Grecia) y España (Ampurias). Mientras que los fenicios lo introdujeron en el norte del África Sahariana en la colonia de Cartago (hoy Túnez), y también en España (Barcelona).

Orígenes de Roma y su tardía inserción en el mundo del vino.

Roma se funda, según la leyenda, por Rómulo en el 753 A.C. Las historias relacionadas con la fundación de la ciudad eterna podrian ser meritorios para crear una larga serie de televisión. En resumen, en la región del Lacio se ubicaba la antigua ciudad de Alba Longa, legendaria ciudad por haber sido fundada por Ascanio, hijo del mítico héroe troyano Eneas quien escapó de la destrucción de Troya en 1184 A.C. Cuatro siglos después, el rey Amulio destrona a su hermano Numitor del trono albalonguense asesinando a todos sus sobrinos varones.
Su sobrina Rea Silvia que estaba en cinta, ocultó su estado. Meses después da a luz a sus gemelos Rómulo y Remo, a quienes dejó en una cesta sobre el río Tiber para que no fueran asesinados. Los gemelos fueron milagrosamente salvados y cuidados por una loba llamada Luperca. Posterioremente fueron criados por una pareja de pastores (Faústulo y Aca Larentia) hasta que a una edad juvenil se unieron a un grupo de bandoleros. Al enterarse de su linaje, regresan a Alba Longa para acabar con el usurpador Amulio y restituir a su abuelo en el poder. Numitor en agradecimiento les obsequia las tierras donde habían sido criados por Luperca, al noroeste del Lacio. En esas tierras los dos hermanos deciden fundar una ciudad que sería refugio de esclavos, refugiados, libertos, prófugos e inmigrantes de otras regiones como latinos, etruscos y sabinos por ejemplo. En una disputa Rómulo mata a Remo, pero arrepentido decide llamar a la nueva ciudad Roma en honor de su hermano.

El tipo de población que dió origen a Roma eran de costumbres sencillas, rudas y austeras. No tenían hábito de desarrollar arte, poco sabían sobre vitivinicultura, ni tampoco valoraban la posesión de riquezas. Daban más valor a todo aquello que fuera práctico, en especial lo relacionado con la industria militar y el equipamiento de sus aguerridas legiones.Se cuenta que cuando Roma tuvo sus primeros contactos con embajadores cartagineses, los principales de la nobleza romana se prestaban unos a otros a escondidas sus vajillas de oro, de modo que los embajadores al ser invitados no tenían idea que siempre comian en la misma vajilla.

Inserción de Roma en la cultura del vino y su difusión en el mundo romano.

Problablemente su primer contacto con la cultura del vino fué precisamente al lidiar batallas contra los etruscos (o etrurianos como también se les llamó), quienes tenían una alta reputación en la elaboración de vinos.Antes de la llegada de la república romana, los últimos tres reyes romanos eran de origen etrusco. En ese entonces empezaron a cultivar paulatinamente la vid. Como Roma era una civilización carente de una idiosincracia propia, empezó a adoptar muchas de las costumbres y prácticas de los pueblos que conquistaba. Primeramente los reinos de la propia península, y después los del mundo mediterraneo y más allá. Especialmente copió muchos conocimientos y costumbres de los griegos, como su filosofía, el arte, hábitos de higiene, el teatro y por supuesto la vitivinicultura. Los romanos desarrollaron una alta cultura del vino al estar en contacto con tantas culturas diversas.Columela (escritor romano del siglo I, originario de Cádiz), describió en su De re rustica las prácticas vitivinícolas romanas: la labor, plantación, abonado, estanquillo, injertado, amugronamiento, poda, etc, y la vinificación. Estás prácticas son aún vigentes. Se tiene conocimiento que de la Magna Grecia y el Valle de Lacio se destacaron los vinos Mamertino y Falerno.

La cultura de la vid llegó al extremo en la cultura romana. Por ejemplo,a las mujeres les era vedado beber vino públicamente, pero se sabe que a escondidas organizaban bacanales siguiendo ritos egipcios. Emperadores de las tallas de Tiberio, Nerón, Heliogábalo y Caracalla se hicieron famosos por sus orgías. Por otro lado, los legionarios romanos llevaron la vitivinicultura a las Galias a través del río Ródano hasta llegar a Lyon y posteriormente a Borgoña, hasta llegar a la Germania en las orillas del río Rin, e incluso alcanzar Helvecia (hoy Suiza).Si bien en estas regiones se conocía el vino, no era aún de forma generalizada como en el Mediterraneo. Había regiones galas y germanas que prohibian a los mercaderes la entrada del vino, por miedo de que esta "efusiva" bebida pudiera mermar sus fuerzas y habilidades combativas como lo relata el conquistador Cayo Julio César en su Crónica de la Guerra de las Galias.

Cuando los galos y los germanos apreciaron adecuadamente el consumo de la vid, su práctica se generalizó.Con el tiempo el cultivo del viñedo alcanza Burdeos y en el siglo III las riberas del río Danubio gracias, en parte, al emperador Marco Aurelio Probo, ya que en tiempo de paz cambiaba el oficio de guerra de sus legionarios por el de vitivinicultores. Sin embargo, debido a la superproducción de vinos en todo el Imperio Romano, hubo una crisis de precios.Para evitar el colapso, el emperador Domiciano ordenó que fueran destruidos los viñedos que produjesen vinos de mala calidad.




El vino prosperó pese a la caida del Imperio Romano de Occidente gracias a los obispos, quienes se erigieron en los nuevos señores de no pocas villas y pequeñas ciudades; y también gracias a la afición al vino de los conquistadores bárbaros. Mientras que en el Imperio Romano de Oriente sobrevivió mil años más, y además de que en Asia se continuó su cultivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada